El relato de los siete ahorcados – Рассказ о семи повешенных (1919)

Ficha de la película

1919 N.- EL RELATO DE LOS SIETE AHORCADOS – РАССКАЗ О СЕМИ ПОВЕШЕННЫХ
Dirección: Nikolay Saltykov [Николай Салтыков], Piotr Chardynin [Петр Чардынин] Guión:  Aleksandr Arkatov [Александр Аркатов]  Operador: Aleksandr (Abram) Grinberg, [Александр (Абрам) Гринберг], Grigori Drobin [Григорий Дробин], E. Kapitta [Е. Капитта] Director artístico:  Ivan Suvorov [Иван Суворов], Aleksey Utkin [Алексей Уткин] Productora: Comité de Cine de Toda Ucrania (Odesa)  Estreno: 10-3-1924 (Moscú) Actores: Nikolay Saltykov [Николай Салтыков], Dora Chitorina [Дора Читорина], Sergey Tsenin [Сергей Ценин], Boris Lorentso [Борис Лоренцо], Piotr Insarov [Пётр Инсаров], A. Vostorgov [А. Восторгов], Loren [Лорен] Género: Drama Datos técnicos:  10 partes, 2350 m. La película no se ha conservado.
Sumario: Basada en el relato homónimo de Leonid Andreev. La película mostraba la historia de un grupo de revolucionarios-terroristas arrestados y condenados a la pena de muerte.

El libro que provocó la Iª Guerra Mundial

Con este sin duda exagerado epíteto se presenta a veces el relato Los siete ahorcados de Leonid Andreiev. La parte principal del texto está dedicada a las últimas horas de siete condenados a muerte: cinco miembros de un grupo terrorista que habían intentado asesinar a un alto funcionario, mas dos presos comunes. En 1906 Lev Tolstoi había escrito un opúsculo contra la pena de muerte, «No puedo callar», y Andreiev pensaba que podía ser más efectivo un formato novelado, por lo que escribió dos años más tarde Los siete ahorcados. Pero si el texto de Andreiev era un llamamiento contra la pena de muerte, el serbobosnio Danilo Ilić, que había traducido el libro al serbocroata, hizo una lectura muy diferente: a él lo que le interesaba era el idealismo y el valor de los jóvenes revolucionarios, y planeó un atentado similar al que ellos pretendían llevar a cabo. El resultado sería la muerte en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando, que sería el desencadenante de la Iª Guerra Mundial. Como los protagonistas del relato, Ilić y dos más de sus compañeros –no Gavrilo Prinzip, el ejecutor material, porque tenía menos de veinte años, edad mínima para ser ejecutado, según la ley–-, acabaría finalmente en la horca.

En la filmografía rusa prerrevolucionaria, o de la primera etapa de la revolución, se habían hecho varias adaptaciones de obras de Leonid Andreiev, un autor muy popular: Анфиса [Anfisa] (1912); дни нашей жизни [Días de nuestra vida] (1914); Екатерина Ивановна [Ekaterina Ivanovna] (1915); Мысл [Pensamiento] (1916); Тот кто получает пощечины [El que recibe las bofetadas], Савва [Savva] (1917)… Era por tanto normal que se hiciese una adaptación más de una novela suya. Más siendo una en la que los protagonistas son revolucionarios injustamente ejecutados. Pero quizá  la negativa actitud de Andreiev hacia los bolcheviques y su exilio en Finlandia acabarían provocando el resultado final para esta película. que más tarde veremos.

La película

Puede resultar un poco complicado intentar reconstruir la situación de la producción cinematográfica en el sur de Ucrania en la primera mitad del año 19, en la que el territorio pasó de manos blancas a rojas en más de una ocasión, pero intentaremos ofrecer la versión más plausible en función de los datos disponibles.

A principios de 1918, además de en Crimea, donde ya sabemos que se encontraba el principal centro de producción cinematográfica en los meses de verano, la industria del cine ucraniana se desplaza de Kiev a Odesa. Una de las empresas más importantes allí es Mirograf, de M. Grossman, fundada en 1913. En 1918 la empresa cambia de propietario y pasa a manos del empresario M. Tovbin. En ese año sus estudios de Odesa realizan siete películas, con un equipo siempre similar: Saltykov, Pukhalski… Una de ellas será Apóstol, dirigida por Saltykov y en la que interviene el actor Piotr Insarov. Luego veremos que, supuestamente, Apóstol sería su nombre en clave cuando trabaja para el espionaje bolchevique en la VChK.

En abril de 1919 –terminaremos con un pequeño repaso histórico de la guerra civil en esta zona–, Odesa cae en manos bolcheviques. En mayo, se decide la nacionalización de toda la producción cinematográfica en el seno del Comité de Cine de Toda Ucrania. Se propone seguir el rodaje de las películas que ya estaban en marcha. Probablemente El relato de los siete ahorcados era una de ellas y creo que era un proyecto de Mirograf, porque coinciden con realizaciones anteriores director, guionista, actores, etc. No obstante, en sus memorias, Louis Forestier, un cámara francés que trabajó casi toda su vida en Rusia, dirá que en realidad era una producción de Kharitonov. La anécdota que siempre se cuenta respecto a esta película es esta que narra Forestier:

«Tras la toma de Odessa por el Ejército Rojo, el estudio de Kharitonov fue nacionalizado. La nueva dirección decidió continuar la grabación de la película ya iniciada El relato de los siete ahorcados de Leonid Andreiev. Este trabajo se le había confiado al actor N. Saltykov el cual, tras grabar algunas pequeñas escenas en el pabellón, empezó a filmar la escena más importante de la película: el ahorcamiento.
Sobre un acantilado, en la orilla del mar, se construyeron siete horcas. Tres extras ya colgaban. Por supuesto, no del cuello sino con la ayuda de un cinturón alrededor del torso. En el cinturón estaban colocados fuertes anillos, a través de los cuales pasaba una cuerda. Todo esto adaptado, oculto bajo la camisa, producía la total ilusión de un ahorcamiento.
Pasar el tiempo en esta situación no era muy cómodo, pero sí absolutamente seguro.
Y así, empezó la grabación. Los ayudantes de dirección se preparaban para colgar al cuarto, cuando de repente… se escuchó un ensordecedor disparo de cañón.
A bordo de un crucero francés, todavía en la zona, vieron con binoculares la «ejecución» que se estaba llevando a cabo en la orilla y, sin entender de qué se trataba, abrieron fuego sobre el lugar sospechoso. Aunque ningún proyectil cayó cerca del lugar de filmación, todo el equipo corrió en diferentes direcciones, dejando a su suerte a los desafortunados ‘ahorcados’ que no podían librarse por sí mismos y pedían ayuda a voz en grito. Paso mucho tiempo hasta que uno de los trabajadores se apiadó de los desafortunados ‘ahorcados’, volvió a donde estaban y cortó la cuerda. En cuanto cayeron a tierra los «ahorcados», sin quitarse ni los cinturones ni la ropa, corrieron hacia Odesa y no volvieron a aparecer por el estudio.
Con este episodio, terminó Saltykov su trabajo en la película. Filmada y montada por Chardynin, apareció más tarde en las pantallas.»

Una historia un tanto esperpéntica, sin duda, y digna de ser contada, pero de la que tengo dudas sobre su veracidad. En primer lugar, creo que Forestier no estaba allí en ese momento. Los cámaras, que fueron varios, como podemos ver en la ficha de la película, fueron otros. Es posible que fuese una historia que le contasen a Forestier a posteriori. La adjudicación a Kharitonov del proyecto y las fechas en las que presuntamente se produjo el bombardeo –recordemos que la ‘nacionalización’ se decide en mayo– tampoco me cuadran. ¿Qué puede haber de cierto en la historia? Veámoslo.

El crucero acorazado francés que se encontraba en la rada de Odesa participando en la intervención extranjera en esa época era el Waldeck-Rousseau.

El barco, por cierto, sería uno de los principales protagonistas en el motín de la flota francesa en el Mar Negro, como luego veremos. Las tropas bolcheviques entran en Odesa el 7 de abril. La flota francesa se retira del Mar Negro tras el motín, a finales de ese mismo mes. El supuesto bombardeo del rodaje tuvo que haberse producido como muy pronto a partir del 7 de abril de 1919 y como máximo antes de finales de ese mes, por tanto. Podría haber sido antes de finales de agosto del 19, cuando Denikin ocupa de nuevo Odesa para los blancos, pero en esa época no había barcos franceses ante la ciudad. Volvamos al Waldeck-Rousseau. No sé si un incidente de este tipo es obligatorio registrarlo en el ‘Journal de bord’, el cuaderno de bitácora de la nave. El caso es que el de este crucero está publicado, y aunque me he leído pacientemente todas las entradas para el mes de abril de 1919, no he podido encontrar ninguna referencia a un supuesto bombardeo de un ajusticiamiento en curso. No digo que no fuese posible, pero no hay más prueba que el relato de Forestier, que yo haya podido localizar.

Nikolai Saltykov

Parece cierto que la dirección de la película pasó de Saltykov a Chardynin, pues así se recoge en la ficha de la película, pero simplemente no sabemos el motivo. Podría ser una reorganización de la productora. Pero no terminaron aquí las desdichas de esta producción maldita. En agosto de 1919 las tropas blancas de Denikin vuelven a ocupar Odesa. Aunque no he encontrado más referencia documental que el texto de Mislavski, parece que Chardynin, el director, es detenido por estar rodando una película, ‘roja’. Peor suerte corre uno de sus protagonistas, Piotr Insarov, acusado de ser miembro de la Cheká local y ejecutado. La única referencia que he encontrado sobre esta supuesta participación de Insarov en la Cheká, a través del libro de Mislavski es el artículo de Oleg Kapchinski que citamos en la bibliografía.

El artículo está dedicado más bien al envío por parte de la Cheká de un agente especial, que acabaría siendo ejecutado, y una rocambolesca historia sobre las relaciones de la famosísima estrella Vera Kholodnaia y el servicio secreto soviético, así como las circunstancias de su muerte, precisamente en Odesa, en febrero de 1919. Pero se hacen unas cuantas referencias a Insarov, aunque sin citar fuentes. Según Kapchinski, Mirograf era el ‘canal secreto de los chequistas en Odesa’. En casi todas sus producciones participaba el actor Piotr Konstantinovich Insarov, con gran popularidad en la ciudad. Cuando se produce la intervención anglofrancesa, Insarov ya hacía casi un año que era agente de la Cheká con el nombre de ‘Apóstol’ (por una de la películas que había interpretado para Mirograf). Kapchinski asegura también que Insarov ayudó al agente especial enviado por Dzherzhinski a contactar con Vera Kholodnaia.

En mayo del 19, un mes después de la toma de la ciudad por los bolcheviques, fueron nacionalizados todos los estudios privados. Nace así la fábrica de cine de Odesa, siendo encargada su dirección a Piotr Insarov. O así lo afirma Kapchinski, pero no he encontrado ninguna referencia más a este supuesto nombramiento del actor. Y cuando a finales de agosto de 1919 en la ciudad entraron de nuevo las tropas de Denikin, Insarov es arrestado por el contraespionaje blanco y fusilado.

Con la detención de Chardynin y el fusilamiento de Insarov no acabarían las desdichas relacionadas con esta película. Pero ahora desde una dirección opuesta. Finalmente se estrena en Moscú en 1924, pero en diciembre de 1928 es retirada ‘por su mala calidad artística e ideológica’, es decir, por ser demasiado ‘blanca’. Al parecer, es destruida, pues no se ha localizado ninguna copia existente.

Anexo: La guerra civil en el sur de Ucrania en 1919-1920 y el motín de la flota francesa del Mar Negro

Situación general

Para situar un poco tantas idas y venidas de rojos y blancos, franceses y griegos, puede valer la pena un pequeño esbozo de la evolución de la guerra civil en el sur de Ucrania y de Rusia en las últimas etapas de la guerra civil.

En enero de 1919 comienza una ofensiva bolchevique contra las tropas cosacas. El Ejército Rojo captura Kiev el 3 de febrero de 1919. En el Donbás hay igualdad de fuerzas, mientras los blancos eliminan toda resistencia en el norte del Caúcaso y avanzan hacia Tsaritsyn -Volvogrado-. A finales de abril y principios de mayo los blancos atacan en todos los frentes, del Dnieper al Volga, consiguiendo bastantes victorias. A mediados de junio, los tropas rojas son expulsadas de Crimea y el área de Odesa. Las tropas de Denikin toman Kharkov y Belgorod. Las de Wrangler, toman Tsaritsyn el 17 de junio del 19. El 20 de junio Denikin proclama una directiva preparando a las tropas para el asalto hacia Moscú. Ante la ofensiva, el Ejército Rojo se retira de Kiev el 30 de agosto. Caen Kursk y Orel, esta última solo a 330 km de Moscú. Será lo más lejos que llegarán las tropas blancas. Los cosacos del Don siguen hacia Voronezh pero son detenidos por la caballeria de Budyonny el 24 de octubre. Las tropas blancas sufren varias derrotas en octubre y noviembre del 19. El Ejército Rojo recaptura Kiev el 17 de diciembre y empuja a los cosacos hacia el Mar Negro.
A principios de 1920 las tropas blancas aspiran a mantenerse en el Don, pero no lo consiguen y empiezan a retirarse a través del Kuban hacia Novorossiysk. Allí intentan embarcar hacia Crimea, pero la operación resulta un desastre. El consejo militar sustituye a Denikin por Wrangler.
Mientras tanto, el gobierno bolchevique firma un acuerdo con Nestor Makhno y los anarquistas ucranianos, el Ejército Negro, y juntos atacan y derrotan a varios regimientos de Wrangler en el sur de Ucrania, forzando a su retirada. Aunque intentan aprovechar la derrota de las tropas rojas en la guerra soviético-polaca de 1919-1920, no lo consiguen y deben retirarse a Crimea en noviembre de 1920. Finalmente, la flota de Wrangler evacua a sus tropas hacia Constaninopla poniendo así fin a la guerra entre blancos y rojos en el sur de Rusia. Comienza entonces el conflicto entre bolcheviques y anarquistas, terminando con la derrota de estos en 1921.

La situación en el área de Odesa y la intervención extranjera

Tropas francesas en Odesa a principios de 1919

La capitulación del ejército alemán el 11 de noviembre de 1918 en el frente occidental había creado un vacío de poder en la Ucrania controlada por los alemanes. Se inicia la lucha entre bolcheviques, blancos, negros y verdes -independentistas ucranianos-. El primer ministro francés, Georges Clemenceau, decide enviar una expedición internacional dirigida por los franceses a Ucrania, para asegurar la retirada de los alemanes, detener el bolchevismo y establecer una esfera económica de influencia para Francia, lo que provocará la reticencia de los británicos. Los únicos que apoyarán a Francia serán los griegos, a la espera de compensaciones en el Tratado de Versalles.

Los franceses desembarcan en Odesa el 18 de diciembre de 1918, en Sebastopol el 26 y en Nikolaev, Kherson y Tiraspol en enero del 19. Pronto descubren que la situación no es muy favorable para ellos: la población apoya mayoritariamente a los bolcheviques, el ejército blanco es muy poco fiable, sus propias tropas están en contra de una intervención en un país con el que no están en guerra, y no tienen fuerzas suficientes para intervenir en un país del tamaño de Ucrania. El artículo de Kim Munholland citado en la bibliografía es una excelente introducción al tema, en el que no nos extendemos.

Entrada de las tropas de Grigoriev en Odesa

El llamado ‘atamán’ Nikifor Grigoriev, en ese momento al lado de los bolcheviques aunque cambiaría a menudo de posición siendo finalmente muerto por los makhnovistas, el febrero del 19 empezó una ofensiva contra estas zonas en las que había tropas de la Entente, básicamente franceses y griegos. El 9 de marzo toma Kherson y avanza hacia Nikolaev. Franceses y griegos deciden retirarse de la ciudad sin luchar. Grigoriev sigue avanzando hacia Odesa. Los oficiales al mando en la expedición francesa no ven sentido a plantear batalla tampoco por esta ciudad. Finalmente, se ordena un plan de evacuación que empieza el 6 de abril. El 7 las tropas de Grigoriev entran en la ciudad.
Mientras tanto, ante la insistencia de Clemenceau para mantener la situación, las tropas francesas se desplazan a Sebastopol, para convertir a Crimea en un bastión para una futura acción en el sur de Rusia. Pero las tropas bolcheviques avanzan también en ese frente. El 3 de abril cruzan el istmo de Perekop y avanzan rápidamente hacia Sebastopol. El 16, empiezan las escaramuzas por la ciudad. Los franceses piden una tregua para evacuar. Aunque la decisión de abandonar ya está tomada, las tropas no lo saben, y el 19 de abril estalla un motín en la flota del Mar Negro. Una vez sofocado, prosigue la evacuación, hasta el 29 de abril de 1919, cuando los bolcheviques entran en la ciudad.

Denikin, sus oficiales y un perro en Odesa

El 18 de julio, el Ejército Blanco toma de nuevo Nikolaev, amenazando directamente a Odesa. Además, a finales de julio y principios de agosto estalla una epidemia de tifus y cólera en la ciudad, mientras se produce una violenta insurrección campesina en los alrededores por el proyecto de movilización de toda la población adulta por parte del Ejército Rojo. Las tropas blancas planean un ataque anfibio con la colaboración de la quinta columna dentro de la ciudad. El 23 de agosto se inicia el ataque, y la ciudad estará totalmente bajo su control el 24.

En enero de 1920 el Ejército Rojo se aproxima de nuevo a Odesa. El 6 de febrero ya está a las puertas de la ciudad, y el 7 entra. Para el 8 Odesa ya está totalmente en sus manos. Gran parte del éxito se debe a los trabajadores de la ciudad, quienes siguiendo órdenes del Comité Revolucionario habían tomado las armas y ocupado puntos críticos antes de la llegada de las tropas regulares. Sería el fin de la guerra para toda esta zona.

Enlaces y  bibliografía

Enlaces
-Libro de Andreev: texto completo en ruso y en español.
-Película: Kino-teatr; Rudata; Russiancinema; Wikipedia. Todas las fuentes dan como fecha de realización 1920, pero como comentamos, fue rodada en 1919.
-Biografía y filmografía -necesariamente breve- de Piotr Insarov: Kino-teatr.

Bibliografía

-Veniamin Vishnevski. “Catálogo de películas de producción privada (1917-1921)” en Películas soviéticas de ficción: catálogo anotado. M. Iskusstvo, 1961. Tomo 3, p. 248-306 [Вениамин Вишневский. “Каталог фильмов частново производства (1917-1921)” en Советские художественные фильмы: аннотированный каталог. M., Искусство, 1961. Том 3, c. 248-306]. Vol. 1, p. 126.
-V. M. Korotki. Operadores y directores del cine de ficción ruso: 1897-1921. M. Nauchno-Issledovatelni Institut Kinoiskusstva, 2009 [В. М. Короткий. Операторы и режиссеры русского игрового кино: 1897-1921. М., Научно-исследовательский Институт Киноискусства, 2009], p. 31, 153, 321, 411

-Vladimir Mislavski. El cine en Ucrania, 1896-1921: hechos, películas, nombres. Járkov, 2005. [Владимир Миславский. Кино в Украине. 1896–1921. Факты. Фильмы. Имена. — Харьков: Торсинг, 2005].

-Oleg Kapchinski. «Agente de Mirograf», Rodina, 2002, nº 1, p. 73-75 [Капчинский О. Агент из «Мирографа» // Родина. — 2002. — № 1. —С. 73 – 75].

-Louis Forestier. El gran mudo : recuerdos de un operador de cine. Moscú: Kinoizdat, 1945. [Луи Форестье. Велики немой : воспоминания икнооператора. Москва: Госкиноиздат, 1945], p. 96

J. Kim Munholland. «The French army and intervention in Southern Russia, 1918-1919«. Cahiers du Monde Russe, 1981, 22-1, pp. 43-66

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.